• PDF

El Método Suzuki o la Educación del Talento

A comienzos de la década de 1930 el Dr. Shinichi Suzuki, en la búsqueda de una forma adecuada de enseñar a niños pequeños a tocar violín, observó que la enseñanza de la lengua materna tiene, invarablemente, un éxito total: ¡todos los niños aprenden a hablar su lengua materna! La educación a través del Enfoque de la Lengua Materna, aplicado a la enseñanza de cualquier instrumento musical o área educativa, es a lo que el Dr. Suzuki denominó el método de la Educación del Talento.
El Método Suzuki es conocido principalmente como un método de educación musical-instrumental infantil. Sin embargo, esta propuesta pedagógica –también llamada educación del talento o enfoque de la lengua materna–, ha demostrado, a través de los cinco continentes, que sus alcances y aplicaciones son tan vastos como la educación misma.
Es importante destacar que este método no es excluyente de otros sistemas educativos. Por el contrario, toda metodología o sistema pedagógico, de cualquier área del conocimiento, puede vivir en concordancia y ser ennoblecido con los principios del Método Suzuki. Y esto es posible porque dichos principios están  basados en la manera en que los niños aprenden su lengua materna, y en un ambiente de amor y respeto a todo ser humano.

Los principios generales de la Educación del Talento son los siguientes:


Todos los niños pueden
Así como un niño no requiere de un talento especial para aprender su idioma materno, pues todos tienen la suficiente inteligencia y capacidad para lograrlo, igualmente todos los niños pueden aprender a tocar un instrumento. El talento no es innato, sino que es aprendido, se desarrolla y la clave principal es el medio ambiente: familia, educación, etc. Aunque algunas cualidades innatas pueden diferir, como la velocidad o estilo de aprendizaje, sin embargo ¡todos los niños pueden!

Comenzar a una edad temprana
Al igual que en el aprendizaje de la lengua materna, los niños no sólo son capaces de comenzar desde pequeños, sino que es muy recomendable que inicien el aprendizaje de un instrumento a edad muy temprana. Dependiendo del medio ambiente y los deseos de los niños, la edad ideal para el inicio del estudio de un instrumento es entre los 3 y 5 años de edad.
Las razones principales para comenzar a esta edad se basan en que los niños son neurológicamente más receptivos al aprendizaje auditivo, tienen gran entusiasmo para aprender y congeniar con sus padres, les gusta imitar a los mayores, tienen el tiempo adecuado para desarrollar una nueva habilidad y es una excelente edad para que establezcan patrones de estudio.
Sin embargo hay que notar que, como todo en la vida, nunca se es demasiado tarde para comenzar.

Escuchar
Los niños aprenden a hablar sus primeras palabras después de haber escuchado cientos de veces las mismas palabras. En el aprendizaje de un instrumento es vital que los niños escuchen un sinnúmero de veces las piezas a estudiar, así como cualquier otro tipo de música de buena calidad, además de asistir a conciertos en vivo.
El repertorio Suzuki está compuesto por una serie de libros, divididos por instrumentos, en diversos volúmenes. Todas las piezas de estos libros están grabadas para que los niños las aprendan, por lo menos al comienzo, por imitación auditiva, así como aprenden su lengua materna.
La experiencia muestra que entre más escuchan las piezas del repertorio Suzuki, más rápido serán capaces de interpretar la pieza. Es importante notar que las características personales de cada niño, su medio ambiente y educación hacen que, a pesar de la dependencia auditiva de los discos, cada niño desarrolle una forma de expresión e interpretación musical única e irrepetible.
Este desarrollo auditivo paralelamente incrementa la capacidad para memorización y expande su sensibilidad al estilo y la interpretación musical.

Lectura musical
Así como todos los niños primero aprenden a hablar por imitación de sus mayores y posteriormente aprenden a leer y a escribir, también los niños educados en el método Suzuki, primero aprenden a tocar por imitación, escuchando las pieza e imitando al profesor, y en el momento que tienen el dominio básico del instrumento, entonces aprenden a leer las notas y ritmos del pentagrama con toda facilidad.

Motivación
Toda la enseñanza del instrumento, al igual que la lengua materna, debe de estar rodeada de un ambiente positivo de motivación, alegría, honestidad, disciplina con amor y reconocimiento de los logros. Debe de existir un ambiente de orden  con mucha alegría.
Pequeños pasos
Todos los niños aprenden su lengua materna paso a paso, palabra por palabra. De la misma manera, en el instrumento es necesario dividir los problemas en pequeñas unidades de enseñanza, lo más sencillas posibles, para que sean completamente dominadas por los alumnos. Es importante comprender que distintos niños requieren distintos pasos de diferentes tamaños.
Repetición
No hay reemplazo para la repetición. Para que un niños sea capaz de pronunciar una palabra nueva, tuvo que haberla escuchado durante días, semanas y quizás meses; también para que la utilice correctamente pasará mucho tiempo, muchas repeticiones, hasta que domine la palabra en todo su contexto y significado.
Se observa  fácilmente que a los niños no les molesta la repetición, lo importante es lograr el medio adecuado para desarrollar el gusto por lo que se están haciendo dichas repeticiones. Cuando una actividad es agradable, la repiten sin cesar.
Repertorio común y graduado
Las piezas del repertorio Suzuki están diseñadas y escogidas de tal forma que los problemas técnicos sean cubiertos dentro de las mismas piezas; así se evitan las frustraciones del estudio de ejercicios musicalmente poco expresivos.
Cuando los niños aprenden su lengua materna no se les enseñan los tecnicismos de la gramática o la sintaxis; aprenden la "técnica" de su idioma inconscientemente. Esto no excluye la posibilidad de que en años posteriores, como en la lengua materna, sí se profundice en asuntos estrictamente técnicos.
El repertorio común también ofrece las ventajas de proveer un lenguaje universal a todos los niños involucrados con el método Suzuki y permite el funcionamiento de las clases grupales.
Conocimiento acumulativo
El conocimiento, al igual que en la lengua materna, es acumulativo: las piezas ya aprendidas no se dejan de estudiar; al contrario, en las piezas ya conocidas es donde se perfecciona la interpretación, expresividad y nuevos retos técnicos, como sería el vibrato en el caso de las cuerdas frotadas.
La acumulación de conocimiento llega a tal punto que un niño puede llegar a tocar un importante número de piezas de memoria sin parar.
Clases grupales e individuales
Los propósitos primarios para la educación grupal incluyen: el desarrollar habilidades para tocar en ensamble, motivación al tocar con amigos, reforzar lo estudiado en las clases individuales y la preparación de conciertos. Las lecciones grupales, además de motivar a los alumnos, también motivan a los padres y son una buena fuente de interacción social.
Si bien las clases grupales han sido una característica muy conocida del método Suzuki, es importante recalcar que las clases individuales son un puntal imprescindible en éste método.
¡Todos los niños aprenden a hablar su lengua materna individualmente y en grupo!             
Revisión
La revisión se refiere a volver a estudiar las piezas ya aprendidas. Sólo conocer las notas y ritmos de una nueva pieza no es suficiente. En la revisión de "viejas" piezas es donde realmente se mejora la calidad interpretativa. En una pieza que está en proceso de aprenderse, un niño no se puede concentrar en conocer nuevas notas, ritmos, problemas técnicos y además subir su nivel general de interpretación: musicalidad, fraseo, calidad de sonido, matices, etc.
Se debe aspirar a dominar no sólo la parte técnica de una pieza, sino llegar a poseer el espíritu y la expresión de la obra; esto sólo se logra con tiempo y mucha revisión y, aunque la pieza sea de un grado de dificultad aparentemente bajo, esto muestra al verdadero artista. Se debe tocar una obra hasta que un nuevo y más alto nivel surja.
Esta revisión de piezas ya conocidas se debe hacer paralelamente al aprendizaje de nuevo repertorio.
Así como al aprender su lengua materna, los niños, además de aprender nuevas palabras, siguen utilizando las ya conocidas, hasta que dominan en un nivel muy alto el uso y pronunciación de estas palabras ya conocidas.
Triángulo suzuki
En un triángulo equilátero los tres lados tienen las mismas dimensiones e importancia. Igualmente en la enseñanza Suzuki: el alumno, el profesor y los papás tienen la misma importancia.Así como en el aprendizaje del la lengua materna la participación de los papás es vital, también es igual de indispensable esta participación en el aprendizaje de un instrumento.
El profesor debe colaborar para que el papá o la mamá aprendan a ser el profesor en casa. Por esta razón es vital que la mamá o el papá, aquél que tenga la posibilidad de estudiar con el hijo en casa, asista a las clases con su hijo y el profesor. En estas clases la mamá o el papá debe de concentrarse en tomar apuntes, comprender todo y, en caso de que exista una duda, debe de preguntar discretamente sin perjudicar la dinámica de la clase.
Esta participación y comunicación entre el alumno, los padres y el profesor también sientan las bases para crear el ambiente adecuado de motivación y amor al estudio.
Calidad de sonido
La búsqueda de un sonido bello es esencial en la enseñanza Suzuki.  Esta enseñanza y búsqueda de un sonido hermoso debe de comenzar desde las primeras clases, ya que toda la técnica debe de existir en función de un sonido bello y una expresión musical plena.

Last Updated on Sunday, 08 May 2011 17:59